Search

Dios trabaja de maneras misteriosas / Por María Marín

Please follow and like us:
0

Dios trabaja de maneras misteriosas

El cáncer de mama me obligó a someterme a una doble mastectomía hace dos semanas y me aterrorizaban muchas cosas, no solo el hecho de perder mis senos, sino los efectos de la cirugía, además no hay nada que lo pueda contrarrestar porque soy alérgica a los opioides y a los medicamentos para el dolor.

Así que enfrentaría esta operación “a sangre fría”. Hablé con el anestesiólogo y le pregunté si podía usar un tipo de anestesia más “suavecita” para evitar la reacción, pero me respondió: “Una operación de esta magnitud es muy dolorosa y requiere una poderosa anestesia, incluso el tipo de anestesia que voy a usar te paraliza el sistema de tal manera que estarás conectada a una máquina que va a respirar por ti”. Se me saltaron las lágrimas, pues sabía lo que me esperaba cuando abriera los ojos. Antes de la anestesia miré hacia el cielo y le pedí a mi mamá, que en paz descanse: “Mami acompáñame en esta operación y ayúdame a pasar este trago amargo”. Cerré los ojos y me encomendé a Dios. Después de 6 horas de cirugía abrir los ojos y el dolor era atroz, el mareo era espantoso y las nauseas se apoderaron de mi.

Vi al pie de la cama a mi adorada amiguita Yazmin quién es como una hija para mí, ella tenía los ojos llorosos y cuando se me acercó, me tomó de la mano y algo inesperado sucedió. Inexplicablemente comenzamos a comunicarnos por medio de nuestras miradas y sentí que compartía y entendía mi dolor en medio de mi agonía. Al día siguiente vino a visitarme de nuevo y le di las gracias por haberme ayudado a sobrepasar uno de los días más tormentosos de mi vida, me confesó lo que le había sucedido la noche anterior y me dijo: “María, soñé con tu mami, la que está en el cielo, ella me estaba cocinando y me decía: Yazmin, aliméntate bien, necesitas estar fuerte para mañana.

Va a ser un día muy duro porque vas a cuidar a mi María.” Quedé erizada con sus palabras, porque Yazmin no conoció a mi mamá. Hoy no me cabe duda que mi madre fue quien estuvo acompañándome en el momento más agonizante de mi vida. Y ahora entiendo mejor que nunca, ese refrán que dice: “Dios trabaja de maneras misteriosas.”

Facebook Comments
Please follow and like us:
0
Short URL: http://tinyurl.com/llemzla

Related posts

Leave a Comment